#YoBorges. La búsqueda del poema perfecto.

Cierro los ojos y veo una bandada de pájaros. La visión dura un segundo o acaso menos, no sé cuantos pájaros vi. ¿Era definido o indefinido su número? El problema involucra el de la existencia de Dios. Si Dios existe, el número es definido, porque Dios sabe cuántos pájaros vi. Si Dios no existe, el número es indefinido, porque nadie puede llevar la cuenta. En tal caso, vi menos de diez pájaros (digamos) y más de uno, pero no vi nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres o dos pájaros. Vi un número entre diez y uno, que no es nueve, ocho, siete, seis, cinco, etcétera. Ese número entero es inconcebible; ergo, Dios existe. El hacedor

115 años cumpliría Borges el 24/8/14.  

Según la Cábala, 115 es el 26º nombre de Dios en hebreo. (aleph aleph hei, el orden del caos, la entropía)

Resumen e hipótesis.

Jorge Luis Borges (en una de sus infinitas facetas) esbozó a lo largo de su obra la idea  del poema perfecto.

Hacia el final de su vida sus textos teóricos manifestaban cada vez con más claridad la desaparición del “autor único” frente al orden universal preexistente. Por tanto, el autor “descubre” (no “crea”) el orden específico de letras, símbolos, etc. que componen la obra.

En los hábitos literarios también es todopoderosa la idea de un sujeto único. Es raro que los libros estén firmados. No existe el concepto de plagio: se ha establecido que todas las obras son obra de un solo autor, que es intemporal y es anónimo.
Borges (1974)

Mediante textos borgianos y combinatoria, pretendemos probar que el poema perfecto de Borges fue escrito por él y está escondido entre todos sus versos.

Antecedentes

Terminando la década del '60, Borges escribe:

“La poesía no es menos misteriosa que los otros elementos del Orbe. Tal o cual verso afortunado no puede envanecernos, porque es don del Azar o del Espíritu ; sólo los errores son nuestros.”
Prólogo al Elogio de la Sombra, Buenos Aires, 1969
Citado en Jorge Luis Borges: la biblioteca, símbolo y figura del universo. Reedición de 2004. Antropos.

Un estudiante acude algunos años después a una charla del Maestro en la Sociedad Hebraica Argentina de Buenos Aires. Se trataba de una revisión de una conferencia pronunciada en 1965 ante los estudiantes de Harvard. No se conserva copia del texto pero sí del original, que decía:

“Que un poema haya o no haya sido escrito por un gran poeta sólo es importante para los historiadores de la literatura. Supongamos, por seguir el razonamiento, que he escrito un hermoso verso; considerémoslo una hipótesis de trabajo. Una vez que lo he escrito, ese verso no hace que yo sea bueno, pues, como acabo de decir, ese verso lo he recibido del Espíritu Santo, del yo subliminal, o puede que de algún otro escritor. A menudo descubro que sólo estoy citando algo que leí hace tiempo, y entonces la lectura se convierte en un redescubrimiento. Quizá sea mejor que el poeta no tenga nombre.”
JLB. Harvard. 1967

Terminado el acto, el estudiante entra al aseo detrás de Borges con la intención de entablar una conversación casual, tal vez cazar un consejo literario al vuelo.

Borges parece enfadado, frustrado, está charlando con otros dos hombres sobre la búsqueda infructuosa del poema perfecto o, al menos, el más perfecto poema de Borges. Habla con un tal Bernardo, sin que hayamos podido averiguar su apellido. El estudiante no se anima a hablarle. Pero tras él, encuentra un papel arrugado con algunas anotaciones. Es la posteriormente denominada Teoría De la Fuente.


Borges en la S.H.A. en día de su conferencia. Según ha podido averiguar este equipo, tres de los presentes en la foto se llaman Bernardo, por lo que no podemos asegurar con cuál de ellos mantuvo la conversación en el aseo.
 

La teoría De la Fuente (13 de 102) o de cómo la proporción áurea , la “perfección” en sentido clásico, de la poesía, se encuentra en las matemáticas al igual que sucede en las demás artes.

Lo que sabemos:

1. El último libro de Borges es Los Conjurados, de 1985. Es un libro de poesía, y el poema Los Conjurados, que es el último poema del libro, el último poema publicado por Borges antes de morir, es una elegante prosa que habla de Suiza y empieza así:


“En el centro de Europa están conspirando.
El hecho data de 1291.
Se trata de hombres de diversas estirpes,
que profesan diversas religiones y que hablan diversos idiomas.”

Los Conjurados. J.L. Borges. 1985.

La fecha dada, 1291, no es un dato de rigor sino más bien una de tantas “ficciones”, en palabras del propio Borges, históricas que tiene otra razón de ser: 1+2+9+1=13

Con este dato Borges nos indica que son 13 las líneas diferentes a completar. 115-13= 102, por lo tanto deberían ser 102 las posibilidades de elección para llenar 13 líneas diferentes.

De la Fuente -años después se confesaría ante nosotros, sin revelar su verdadera identidad, como lector compulsivo de Borges- nunca explicó el cálculo que lo llevó a elegir estas 102 líneas y no otras. Aunque sabemos de al menos 3 personas que han encontrado (¿por azar?) la poesía perfecta dentro de estas posibilidades y que inmediatamente han sonreído y desaparecido convertidos en luz celeste mística como consecuencia del síndrome de Stendhal.

2. Un significado del 102
1. 51x2, 17x6, vigesimal 5.2, cubo del navegante – cubo valor de 17, por lo tanto frecuencia del arca.

3. Así, podría decirse que la poesía es, cada vez, una experiencia nueva. Cada vez que leo un poema, la experiencia sucede. Y eso es la poesía.

#YoBorges es la culminación de un ejercicio literario colectivo que él mismo comenzó y hoy se vuelve digital. Siendo Borges podemos continuar su camino en la búsqueda de la más perfecta expresión literaria, en la forma y en el fondo.

102 versos a ordenar en 13 líneas.  
415.000.000.000 combinaciones posibles.
Un solo poema perfecto oculto entre ellos.
O tal vez no.
Juguemos a ser Borges. Sólo los errores son nuestros.

www.yoborges.com.ar